domingo, 9 de agosto de 2009

Carta a mis hijas en su día

Caminando entre muñecas y pianitos de colores y con la sonrisa pintada de oreja...así estaba el día que fui a comprarles el primer regalito del día del niño. Esta mujer esta loca, diria la gente, pero a mi poco me importó ya que en mi mente solo se dibujaban sus caritas y sus expresiones cuando vieran los chichitos llenos de luces y sonidos que mamá les había comprado.
Me remonté a mi infancia y recordé lo que sentía cuando en días como estos todo era regalitos y atenciones de la familia. Ustedes todavia son muy chiquitas pero ya saben que son el mundo de mamá y papá y que desde que nacieron solo trabajaremos para que sean cada vez mas felices.
Aún las miro, cuando duermen, y me pregunto si realmente son mías...si realmente estuvieron en mi panza...y si es real toda la felicidad que siento cuando me sonrien o hacen alguna morisqueta nueva. Nunca me imagine que el amor por ustedes iba a ser tan fuerte, tan solido, tan desesperado. Uno siempre escucha que el amor por los hijos es el mas grande que hay pero es solo ahora que las tengo que puedo confirmar que es aún mucho mas de lo que dicen.
Tardaron en venir, hijas mias, pero ahora que las tengo reafirmo que cada minuto de sufrimiento por su ausencia valió la pena. Son las dos luces que iluminan mi camino.
Feliz día hijitas!!! gracias por traer a mi vida tanta felicidad.

martes, 7 de julio de 2009

Asi llegaron.....

La noche anterior a mi cesarea no pegué un ojo. Entre la ansiedad y los nervios y el hecho de que nos teníamos que levantar muy temprano, no dormí. Me la pasé imaginando como serían las caritas de mis hijas, esas que por 8 meses y moneditas habían vivido en mi panza.

A las 9.10 del 18 de Mayo de 2009 nació ISABELLA. " Ahi nace tu primer bebe, mirala!" gritaron todos en el quirofano, y salió la más pequeñita de las dos gritando a todo pulmón. Casi no podía verla por las lagrimas que tenía en los ojos. Jamás hasta el día que me muera me voy a olvidar de cada segundo de ese momento y lo que sentí. Mi marido enloquecido de llanto y alegría me besaba pobre a traves del barbijo que le habían puesto y yo besaba a mi primer hijita que me habían puesto sobre el pecho y que al escucharme solo hacía pucheritos pero ya no gritaba.

Dos minutos después, 9.12, vino VALENTINA. Pachorra como es ahora, la tuvieron que samarrear para que llore, mi gorda hermosa, también la pusieron sobre mi pecho y ella con sus ojitos arrugaditos y su seño fruncido caracteristico miraba el mundo al que habia llegado con suma curiosidad.

Desde ese día mi vida es otra, ya no estoy más sola y mis días son de mucho trabajo pero tambien de mucho amor. Cuando las tengo en mis brazos, cuando toman la teta y me miran con sus ojitos, cuando siento esa conexion tan sublime con ellas simplemente me siento bendecida, tocada por una varita mágica, hinchada de felicidad.
Los primeros tiempos no fueron nada faciles pero ellas supieron comprar mi corazón y mi alma.
Mi vida ahora les pertenece.

miércoles, 13 de mayo de 2009

Mi otra mitad

Amor, estamos a 4 días de que nazcan nuestras hijas y quiero agradecerte por tantas cosas que no se por donde empezar. Gracias por bancarme en este duro camino que nos tocó recorrer sin nunca soltarme la mano y por seguir adelante sin titubear ni dudar de que todo lo que hacíamos era para lograr el sueño de ser papás. Gracias por no aflojar. Gracias por ser el hombre que sos, honesto, cariñoso, laburador y por darme todo el amor que necesito. Sin duda que sin vos a mi lado, nada de esto hubiera sido posible. Gracias por apoyarme, por cuidarme, por ser mi otra pierna. Gracias por ser un excleente padre porque ya se de antemano que vas a ser el mejor papá del mundo, lo noto en como se te iluminan los ojos cuando hablás de tus hijas. Pero sobre todo gracias por darme a Isi y a Valen. No hay nada en el mundo que me haya hecho más feliz.
Te amo mi vida.

lunes, 27 de abril de 2009

En la cuenta regresiva

Ya esta todo listo para su llegada.

Miles de veces por día me paro en la puerta de su cuarto y miro aún incredula las cunitas, los muebles, los juguetitos...pensar que en poquitos días en esas cunitas van a estar ustedes. Todos los días abro el placard y acomodo sus minúsculas ropitas y sus diminutos zapatitos, esos que van a contener y abrigar sus pequeñisimos pies. Es esto un sueño o realmente estoy viviendo eso que jamás pense que me iba a tocar?

Cuanto amor siento dentro mío, cuantos sentimientos nuevos descubro cuando píenso en ustedes. No veo la hora de poder acariciarlas, se sentir su aliento, de sostenerlas sobre mi pecho y quedarme así toda la vida. Es tan inmenso lo que siento que no podría ni intentar ponerlo en palabras.

Las amo hijas, con papá estamos tan conmovidos por su llegada que a veces nos miramos y simplemente lloramos de sentirnos tan afortunados por todo esto que estamos viviendo.

Desde el día que supe que estaban dentro mío, mi existencia cambió por completo, existo solo para ustedes y creo que así será hasta el día de mi muerte.

Ahora entiendo porque dicen que el amor de una madre es incondicional y vaya que lo es.

Las esperamos hijas....no tarden en llegar



domingo, 15 de marzo de 2009


Cuando por fin llegue el día

Ahora que mi panza esta enorme y mis bebés patean y se mueven mucho, me doy cuenta que sentir tanta vida dentro mío es algo fuera de este mundo, hasta bizarro diría yo. La llegada de mis hijas en poco tiempo es inminente y no dejo de imaginarlas! Pienso como será sus caritas, si se parecerán a mi o al papá, si tendrán ojos de cielo como los míos u ojos de chocolate como el papi o el abuelo...pienso tantas cosas!!!! Que voy a hacer cuando las vea por primera vez, o cuando las mire dormiditas a las dos juntitas en su cunita, tan ajenas e inocentes o todo lo feo de este mundo. Lo único que puedo asegurar es que voy a amarlas más que a mi vida y que durante el resto de mi vida vamos a hacer lo imposible junto a su papá, para que vivan una vida feliz y hermosa. Es increíble como cambian las prioridades, ya desde el mismísimo momento en que una se entera que va a ser mamá. Ahí una se da cuenta que nunca pero nunca más nos reconoceremos como un individuo independiente sino que tendremos uno o más seres adosados a nuestra persona, extensiones de nuestra propia existencia, por los cuales velar, incluso hasta que sean adultos. Fuerte, eh?
Siendo testigo del milagro de la vida dentro mío, puedo afirmar que la maternidad es lo más hermoso que le puede pasar a una mujer. Ninguna mujer debería sufrir para poder conseguirlo y a nadie le debería estar negado esta experiencia. Que injusto que así sea!
A todas mis amigas con panza les pido que disfruten de estos 9 meses tan especiales. Disfruten cada segundo!! Que dura poco!!!!
A todas mis amigas sin panza les pido que no aflojen, que pronto van a estar viviendo esto que vivo yo, a fuerza de perseverancia y tesón, y no se van a arrepentir
!